Inicio Regional Chucuito Chucuito: trabajadores del centro de salud mental comunitario de Pomata están impagos...

Chucuito: trabajadores del centro de salud mental comunitario de Pomata están impagos hace cuatro meses

0
Centro de Salud Mental Comunitario Virgen del Rosario | Foto: Referencial/Difusión

10 trabajadores del Centro de Salud Mental Comunitario Virgen del Rosario del distrito de Pomata (Chucuito), están impagos desde el mes de enero de este año, a pesar de reuniones y compromisos asumidos, las autoridades competentes no cumplen con el pago de sus haberes, como consecuencia de ello, siete profesionales renunciaron y peligra la atención a los usuarios.

Centro de Salud Mental Comunitario Virgen del Rosario | Foto: Referencial/Difusión

“Ya hemos agotado todas las vías de diálogo, hemos conversado con el director de la Red de Salud Chucuito, Juan Carlos Talavera Rojas, pero hacen caso omiso a nuestro pedido, somos 10 los traba-jadores afectados y tres fueron coaccionados para firmar un documento temporal”, señaló una de las trabajadoras del referido establecimiento, Marleny Mamani.

Indicó que, según versión del director de la Redess Chucuito, no se tendría presupuesto para el pago de haberes a los trabajadores de este centro de salud, versión que fue severamente cuestiona-da, pues la información que se tendría es que dicho presupuesto habría sido desviado a otra estrategia.

A través de Pachamama radio, hizo un llamado a las autoridades del sector salud para que cumplan con el pago de sus haberes, pues ya han pasado cuatro meses y no tienen ningún tipo de solución a sus justas demandas.

Por su parte, otra de las trabajadoras afectadas, Vanesa Atahuachi, señaló que el pasado 11 de abril, se desarrolló una reunión con las autoridades del Gobierno Regional de Puno, donde se acor-dó regularizar el pago de haberes, pero ya ha pasado más de un mes y ello no se ha cumplido, como consecuencia de ello, siete trabajadores renunciaron.

“Ya no contamos con psicólogos, tampoco hay médicos psiquiatras ni de familia, mucho menos te-rapistas ocupacionales ni de lenguaje, todos renunciaron por la falta de pagos y los más afectados son los usuarios, ya no podemos darle continuidad a los tratamientos farmacológicos”, añadió.

Salir de la versión móvil