-Publicidad-

Rusia anunció el martes que este mes intentará multar al gigante tecnológico estadounidense Google con un porcentaje de su facturación anual en Rusia por no haber eliminado repetidamente contenidos considerados ilegales, el mayor esfuerzo de Moscú para frenar a las empresas tecnológicas extranjeras.

El regulador de las comunicaciones, Roskomnadzor, dijo que Google no había pagado 32,5 millones de rublos (458.100 dólares) en sanciones impuestas en lo que va de año y que ahora pediría una multa de entre el 5 y el 20% de la facturación rusa de Google, que podría alcanzar los 240 millones de dólares, un aumento significativo.

“Google no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios”

Rusia ha incrementado la presión sobre las empresas tecnológicas extranjeras en su intento de ejercer un mayor control sobre Internet en el país, reduciendo la velocidad de Twitter (TWTR.N) desde marzo y multando habitualmente a otras por violaciones de contenidos.

Los activistas de la oposición han acusado a Google de Alphabet (GOOGL.O) y a Apple (AAPL.O) de ceder a las presiones del Kremlin después de que retiraran de sus tiendas una aplicación de votación táctica antigubernamental.

Roskomnadzor dijo a principios de octubre que pediría a un tribunal que impusiera una multa de volumen de negocios a la empresa de medios sociales Facebook (FB.O), citando la legislación firmada por el presidente Vladimir Putin en diciembre de 2020.

“En octubre se presentará un caso similar contra Google”, dijo Roskomnadzor en comentarios enviados por correo electrónico a Reuters el martes, señalando que la empresa también era propietaria del sitio de alojamiento de vídeos YouTube.

La base de datos empresarial SPARK mostró que la facturación de Google en Rusia en 2020 fue de 85.500 millones de rublos. Una multa del 5-20% supondría entre 4.300 y 17.100 millones de rublos.

Google está luchando actualmente contra una sentencia judicial que le exige que desbloquee la cuenta de YouTube de un empresario ruso sancionado o que se enfrente a una multa acumulativa sobre su facturación global que se duplicaría cada semana y obligaría a Google a abandonar el negocio en cuestión de meses si se paga.

Fuente Reuters
-Publicidad-