Dinamarca adelanta reapertura de la vida cultural y relaja la entrada al país

Dinamarca adelantará dos semanas la reapertura de la vida cultural y de la enseñanza media y relajará los criterios para entrar al país dentro de la segunda fase de desescalada con respecto a la pandemia de la COVID-19, anunció este jueves el Gobierno.

Los museos, teatros, cines, centros artísticos, acuarios, zoológicos y jardines botánicos podrán abrir de nuevo sus puertas de forma inmediata, y a partir del día 27 se reanudarán las clases en todos los institutos y otras instituciones de enseñanza media.

Los empleados del sector público que aún no lo habían hecho podrán regresar a su puesto de trabajo físico, salvo en Copenhague y su área de influencia, según un acuerdo pactado esta madrugada por el Gobierno socialdemócrata en minoría y el resto de partidos con representación parlamentaria.

Los residentes en otros países nórdicos y en Alemania que tengan familia en Dinamarca o una casa de veraneo podrán entrar al país desde el lunes y se permitirán también a partir de esa fecha los viajes de negocios.

El Gobierno anunció también que antes de finales de mes presentará un plan para una reapertura controlada del turismo “asumible desde el punto de vista sanitario”.

La prohibición de concentraciones de más de diez personas seguirá vigente hasta el próximo 8 de junio y continuarán cerradas discotecas, locales de conciertos y el deporte en espacios interiores hasta el mes de agosto.

Epidemia controlada y segunda ola del virus descartada
El acuerdo supone una ampliación de la fase 2 presentada el pasado día 7 y era esperado después de que la primera ministra socialdemócrata, Mette Frederiksen, anunciara nuevas negociaciones esta semana presionada por varios partidos de centroderecha.

Dinamarca inició la fase de normalización hace un mes y fue el primer país de la Unión Europea en reabrir guarderías y escuelas.

Las autoridades sanitarias danesas dieron por controlada la epidemia hace unos días y descartaron una segunda oleada, aunque no rebrotes puntuales, a la vez que apostaron por una estrategia más ofensiva de tests y rastreo.

Dinamarca, que tiene una población de 5,7 millones, ha registrado hasta este jueves 11.315 casos de COVID-19 y 554 muertes, con un índice de mortalidad de 9,50 personas por 100.000 habitantes.


Fuente: EFE