- Publicidad-
Cabina:
Telef: 051352200
Cel: 951300561 
Escríbanos:
[email protected]
[email protected]
miércoles, 4 agosto 2021
InicioDeportesMancini: "Nuestra intención era hacer algo verdaderamente distinto con Italia"

Mancini: “Nuestra intención era hacer algo verdaderamente distinto con Italia”

- Publicidad -

Roberto Mancini ha enderezado el rumbo de la selección italiana. El combinado transalpino lleva tres años sin conocer la derrota. Habla su revolución ofensiva y de la motivación que supone el Mundial.

- Publicidad -

Cuando se trata de Roberto Mancini, las cifras raramente bastan para contar toda la historia, como demuestra el ejemplo de sus cero partidos disputados en la Copa Mundial de la FIFA™ como jugador. Cualquiera que no lo haya visto jugar concluiría a partir de este pobre registro mundialista que Mancini no era un futbolista de calidad, lo que no podría estar más lejos de la realidad.

No en vano, Sven-Goran Eriksson, que fue entrenador de Mancini en el Sampdoria y el Lazio, se deshace en elogios hacia este magistral trequartista al que describe como “un artista” y “un genio”. “Sobre el césped veía las cosas más rápido que nadie”, asegura el técnico sueco. “Su visión de juego era increíble”, añade.

El propio Mancini tilda de “absurda” su decepcionante historia con la selección italiana, un largo y doloroso relato de mala suerte aderezado con la aparición de Roberto Baggio y desavenencias con dos seleccionadores que salieron caras a nuestro protagonista.

Según el técnico italiano, acceder al cargo de seleccionador nacional ha sido para él una especie de “segunda oportunidad”. A sus 56 años, Mancini no ha querido que el tren se le escapase esta vez y se las ha arreglado para convertir a un combinado que había sido descrito como el peor de la historia de Italia –el primero en quedarse fuera de una cita mundialista en seis décadas– en un equipo que se mantiene imbatido tras 28 partidos y que ha ganado sus últimos nueve encuentros con 28 goles a favor y ninguno en contra.

Sin embargo, una vez más, las cifras, por impresionantes que puedan resultar, solo cuentan parte de la historia. Igual de notable ha sido el radical cambio de estilo que Mancini ha propiciado, con un fútbol ofensivo y valiente alejado de la tradición italiana sobre el que se han cimentado los mencionados triunfos y registros goleadores.

Así, la entrevista que el seleccionador transalpino concedió a FIFA.com tras el 3-0 frente a Turquía que catapultó a Italia en la lista de favoritos para la Eurocopa 2020 no podría presentarse más interesante.

Roberto, usted firmó un contrato de cinco años, una duración poco habitual en el fútbol de hoy. ¿Qué indica eso?

Tenemos el compromiso conjunto de intentar ganar un Mundial, y por eso tiene sentido un contrato de semejante duración, que indica que hablamos de un proyecto a largo plazo. En este momento, teniendo en cuenta dónde estábamos cuando arrancamos hace tres años, las cosas están yendo bien, y eso es gracias al plantel de jugadores jóvenes y de talento del que disponemos. Pienso que los años que tenemos por delante resultarán fructíferos para Italia.

Usted defendió la elástica de Italia como jugador. Cuando se hizo entrenador, ¿soñaba con llegar a seleccionador de su país?

Pues sí. Empecé a jugar con la selección cuando no era más que un adolescente, y, aunque jugué en combinados de mucha categoría con futbolistas de enorme talento, nunca tuve suerte con los resultados. Por ejemplo, en el Mundial de Italia 1990 no perdimos un solo partido en todo el certamen, pero acabamos terceros con seis victorias y un empate. ¡Una locura! Espero que el destino nos devuelva lo que perdimos con todas las oportunidades que se nos escaparon en el pasado.

A pesar de su trayectoria en clubes, nunca brilló en un Mundial. ¿Hasta qué punto le duele eso? ¿Llegar lejos como entrenador es una prioridad?

Dado que empecé a jugar con la selección a una edad muy temprana, lo cierto es que podría haber llegado a participar en cuatro Mundiales y cuatro Eurocopas. Me gustaría que hubiese sido así, pero, por diversas razones, no alcancé el éxito que deseaba salvo en la categoría sub-15, en la que fui campeón de Europa. Así que sí, espero poder conseguir como entrenador todo lo que me perdí como jugador.

¿Habría el Mancini entrenador disfrutado del reto de trabajar con el Mancini jugador?

¡Me gustaría trabajar con jugadores con un talento, técnica e imaginación como los que yo tenía! Creo que esas son características positivas. Sven fue para mí un maestro, un excelente entrenador que me enseñó muchas cosas. Tengo que darle las gracias una vez más. Es un gran hombre.

¿Cómo gestiona la presión de cargar sobre sus espaldas con las esperanzas de un país que siente pasión por el fútbol? ¿Es posible escapar a esa presión?

¡No! ¡Hablamos de Italia! Nuestro país tiene 60 millones de entrenadores y es imposible huir de ellos. Sin embargo, al mismo tiempo, todo eso demuestra lo comprometidos que los italianos están con su selección, sobre todo cuando se trata de grandes competiciones. A los italianos les encanta el fútbol, y eso es fantástico.

Durante la pandemia, hubo estadios vacíos, grandes problemas logísticos y usted mismo contrajo COVID-19. ¿Cómo ha sido esta experiencia y el gestionarla?

No cabe duda de que ha sido un reto difícil a nivel individual, aunque se ha dado en medio de una situación muy complicada para gente de todo el mundo. Nadie había vivido nunca una situación de estas características, y lo que todos deseamos es que algo así no vuelva a ocurrir en el futuro. Muchas familias perdieron a seres queridos y la gente se vio privada de su libertad. Para todo el mundo fue lo peor que podía haber sucedido. Las cosas no fueron diferentes para los que trabajamos en el ámbito del deporte, y, simplemente, nos tocó adaptarnos a lo que estaba ocurriendo a nuestro alrededor.

El seleccionador brasileño Tite se deshizo en elogios hacia usted por sus resultados y cómo había cambiado el estilo de Italia. ¿Es gratificante este reconocimiento?

Tite es un gran entrenador que procede del país con más imaginación y creatividad del planeta fútbol, un país en el que no adoptar un estilo de juego ofensivo puede considerarse una ofensa. Estamos encantados de que Italia reciba elogios de ese calibre, pero, al mismo tiempo, no hay que olvidar que nuestros éxitos pasados, con cuatro Mundiales y una Eurocopa, se lograron jugando un fútbol bastante defensivo.

Cada país tiene su estilo de juego y el buen hacer defensivo que ha caracterizado históricamente a Italia sigue marcando la diferencia hoy en día. Para ser un buen equipo necesitas alcanzar el equilibrio perfecto entre ataque y defensa.

Cuando se hizo cargo del combinado nacional, ¿tuvo siempre la intención de exprimir ese equilibrio para hacer de Italia un equipo más atrevido?

Tomé las riendas de la selección en un momento muy complicado, pero nuestra intención era hacer algo verdaderamente distinto de lo que se había hecho anteriormente. Y entonces llamamos a muchos jugadores jóvenes y de talento que considerábamos apropiados para adoptar un estilo de juego diferente, más ofensivo que en el pasado. Siempre he intentado dotar de ese tipo de filosofía a los equipos que he entrenado hasta la fecha. A veces te sale bien y otras no, pero en este caso estábamos ante el momento apropiado para brindar a nuestra afición la oportunidad de ver y disfrutar de una selección que jugase un fútbol atractivo.

Se dice que ha conseguido el objetivo de jugar un fútbol más atractivo, y le han elogiado por los resultados a pesar de no tener los ‘nombres’ que había en el pasado…

Es cierto que en el pasado hubo momentos en que el fútbol italiano contaba con más jugadores de clase mundial y gran talento. Resulta difícil decir por qué hoy en día no disponemos de estrellas de ese calibre. Al mismo tiempo, una nueva generación de excelentes jugadores está surgiendo en Italia, y estos jóvenes poseen categoría suficiente como para brillar en el panorama internacional y acabar convirtiéndose en una de esas grandes estrellas algún día. Es solo cuestión de tiempo. Esperamos poder conducirlos a la victoria y ayudarles a conquistar sus metas.

Lo nombraron seleccionador tras el fracaso italiano en la clasificación al último Mundial. ¿En qué medida resultó traumático no participar en Rusia 2016?

No fue un trago fácil para nadie, incluido yo, que estoy en la cincuentena y nunca había vivido la experiencia de que la selección no participase en un Mundial. Sin embargo, nunca se sabe lo que puede pasar, y eso es lo fascinante del deporte, incluso si en aquella ocasión nos tocó sufrir. Lo que esperamos es que no vuelva a ocurrir, y, para asegurarnos de que es así, tenemos que trabajar mucho para jugar bien, porque estamos en una era en la que hay muchas selecciones competitivas.

¿Diría que Italia se encuentra en condiciones de ganar la Eurocopa? ¿Otras favoritas al título?

En este momento hay muchos equipos más potentes que nosotros, como los campeones del mundo (Francia) y los campeones de Europa (Portugal). Lo mismo ocurre con los equipos que llevan cinco años mostrando un gran nivel, que además cuentan con muchos más jugadores experimentados que nosotros. Empezamos este proyecto hace solo tres años y solo ahora estamos alcanzando ese tipo de nivel, pero, como ya hemos dicho, la imprevisibilidad es la salsa del fútbol.

Fuente: FIFA

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Articulos relacionados

- Publicidad-