La pandemia por coronavirus en Perú ha demostrado la fragilidad de nuestro sistema de salud, visibilizando las condiciones laborales en las que muchos médicos y personal deben trabajar. Esto impacta directamente en los pacientes, quienes deben enfrentarse incluso a morir mientras esperan por ser atendidos.