Minedu plantea reabrir colegios en zonas donde no haya conectividad ni contagios de COVID-19 a inicios de julio

El ministro de Educación, Martín Benavides, informó el último viernes que su cartera publicará una resolución la semana entrante que permita que algunos colegios de zonas donde no haya conectividad ni contagios de COVID-19 puedan ser reabiertos a inicios de julio.

“La otra semana vamos a plantear una resolución con un protocolo que permita abrir algunos colegios en las zonas donde no hay contagios (de COVID-19), no hay conectividad y donde los docentes residan en las mismas localidades", detalló en declaraciones a RPP Noticias.

Benavides sostuvo que han coordinado con los gobernadores regionales que las Direcciones Regionales de Educación y las UGEL locales se encarguen de la implementación de esta medida.

“Tenemos ese proceso en que los directores regionales de educación y las UGELS, que son finalmente los que van a implementar esto, nos digan en qué zonas creen ellos que se podría implementar. Nosotros hemos establecido un criterio y tenemos identificada la zona donde no hay contagios, donde los profesores viven en las zonas cercanas a las localidades y donde no hay conectividad, que va a ser el criterio”, indicó.

“Hemos hablado con algunos gobernadores y esto podría empezarse, ya la apertura de (colegios en) estas zonas, el 1 de julio", adelantó.

Respecto a las medidas de seguridad sanitaria con las que deberán contar los colegios, el titular de Educación señaló que su sector calificará a cada institución para ver si cumplen con todos los requisitos y el protocolo de apertura que deberán implementar.

“Nos va a llegar la información y vamos a ver si califica con estos requisitos, porque hay que tener mucho cuidado con abrir un colegio, luego se inicia un protocolo de apertura, donde en primer lugar nosotros tenemos que garantizar que la institución educativa cumple con el mantenimiento de la higiene y con todo el material necesario que va a exigirse en el protocolo, como mascarillas, etc”, detalló.


Fuente: El Comercio